Tema:

Los vítores del Domingo de Ramos se convierten en burlas el viernes. (Sexto domingo de Cuaresma)

Objetos:

Un banderín deportivo y algunas ramas de palmas. (Usar los Vaqueros de Dallas o el equipo de su preferencia.)

Escritura:

"Tanto la gente que iba delante de él como la que iba detrás, gritaba: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!" (Mateo 21:9 - NVI). "¿A cuál de los dos quieren que les suelte?, preguntó el gobernador. A Barrabás. ¿Y qué voy a hacer con Jesús, al que llaman Cristo? ¡Crucifícalo!, respondieron todos. ¿Por qué? ¿Qué crimen ha cometido? Pero ellos gritaban aún más fuerte: ¡Crucifícalo!" (Mateo 27: 21-23 – NVI).

¿Tienen un equipo deportivo favorito? Yo siempre he sido un gran fanático de los Vaqueros de Dallas. Hace unos años atrás, cuando los Vaqueron ganaron el Gran Tazón (Super Bowl), todos le llamaban el "Equipo Americano". Doquiera mirabas, veías chicos, y algunas chicas también, usando la camisetas de los Vaqueros de Dallas. Después de su victoria en el Gran Tazón, la ciudad de Dallas llevó a cabo una parada y al pasar los Vaqueros por las calles de Dallas, las personas los vitoreaban y saludaban. Ahora, unos años más tarde, los Vaqueros no son tan populares. Sus fanáticos esperaban que ganaran el Gran Tazón todos los años y al no hacerlo, no llenan las expectativas de la fanaticada. Los vítores se han convertido en burlas, y muchos de los fanáticos fieles de aquel tiempo los han abandonado para vitorear a otro equipo. ¿Sabes que eso mismo le pasó a Jesús? ¿Sabes qué es esto? (Enseñe las ramas de palmas). Éstas son ramas de palmas. En el país donde Jesús vivía, habían palmas por doquiera. Las ramas de palma eran símbolo de victoria y gozo. En el tiempo de Jesús, la gente acostumbraba a mover las ramas de palmas mientras vitoreaban cuando celebraban la entrada de una persona importante, como un rey, en las calles del pueblo. El domingo antes de ser crucificado, Jesús iba por las calles de Jerusalén en el lomo de un burrito y aba, la gente movía ramas de palmas gritando: "¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!" Estaban vitoreando a Jesús como su Rey. Unos pocos día después, Jesús fue arrestado, enjuiciado y llevado a una loma llamada El Calvario para ser crucificado. Los vítores que se habían escuchado el domingo se convirtieron en burlas. Muchos de los que habían gritado "¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!" ahora estaban en contra de él, gritando: "¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo!, No es nuestro rey. No tenemos otro rey que César." Hasta se le dio la oportunidad de escoger para ser liberado entre Barrabás y Jesús. Escogieron liberar a Barrabás y crucificar a Jesús. Muchos de los que habían sido sus seguidores, le habían abandonado. Tú y yo tenemos que tomar una decisión. Podemos escoger seguir a Jesús y hacerlo Rey y Señor de nuestra vida, o abandonarle tal como lo hicieron las personas que gritaron "¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo!" ¿Seguiremos siendo fieles? Jesús, bendito Jesús, hoy escogemos hacerte Rey y Señor de nuestra vida. Ayúdanos a ser fuertes y a seguirte, aún cuando todos los demás te hayan abandonado. Amén.

Páginas para colorear, puzzles, juegos, canciones y otras actividades

Copyright © 2001 - 2019. Sermon4Kids. All Rights Reserved.

Scriptures taken from the Holy Bible, New International Version®. NIV®
Copyright © 1973, 1978, 1984 by International Bible Society.
Used by permission of Zondervan. All Rights Reserved.

Follow Us