Elías vs los profetas de Baal

Tema:

Adorando al único y verdadero Dios

Objetos:

Una cinta azul que pueda darse como premio

Escritura:

“Cuando vieron esto, todos se postraron y exclamaron: «¡El SEÑOR es Dios! ¡El SEÑOR es Dios!” (1 Reyes 18:39 – NVI).

Pregunte: ¿Alguna vez has estado en una competencia? ¿Qué tipo de competencia era? (Dele tiempo a los niños a contestar).

Diga: Hay muchas clases de competencia. Por ejemplo, podemos ir a la página de colorear de la lección bíblica de hoy y hacer una competencia para ver quién la colorea mejor. Hasta podemos darle una cinta azul como esta a la persona que gane la competencia (enséñele la cinta).

Diga: Nuestra lección bíblica de hoy se trata de una competencia entre un profeta de Dios llamado Elías y los profetas que servían a un dios falso llamado Baal.

Pregunte: ¿Por qué Elías llevó a cabo una competencia con los profetas de Baal? Durante el tiempo de Elías había un rey en Israel de nombre Acab. El Rey Acab era un rey malo. Era tan malo que podía matar a una persona solo para quedarse con su tierra. Acab no amaba a Dios ni le adoraba y debido a eso, muchas personas de Israel eran alejadas de la adoración al verdadero Dios.

Diga: Dios le dijo a su profeta Elías que fuera y se enfrentara a Acab. Así que Elías fue a ver a Acab y le hizo un reto. “Hagamos una competencia,” le dijo. “Cada uno de nosotros preparará un altar y un sacrificio que pondrá sobre el altar. Entonces ustedes le pedirán a su dios que ponga fuego sobre el sacrificio. Yo le pediré a mi Dios que ponga fuego sobre mi sacrificio y veremos a ver quien gana.”

Pregunte: ¿Quién tu crees que ganó esa competencia?

Diga: ¡Estás en lo correcto! Los profetas de Baal clamaron a su dios hora tras hora, pero no recibieron respuesta. Gritaron toda la tarde, pero aún no recibían contestación. Su dios no les contestaba.

Diga: Cuando le tocó el turno a Elías, él se acercó al altar y oró: “Oh Señor, prueba hoy que tú eres el Dios en Israel y que yo soy tu siervo.” ¡Inmediatamente cayó desde el cielo el fuego del Señor y quemó el sacrificio que Elías había puesto sobre el altar! Cuando las gentes vieron esto, cayeron postrados al suelo y gritaron: “¡El Señor, él es Dios! ¡Sí, el Señor es Dios!”

Pregunta: ¿Qué piensas que podemos aprender del encuentro entre Elías y los profetas de Baal?

Diga: ¡Podemos aprender que cuando llegue el momento de escoger a cuál Dios servir, no hay competencia alguna!

Oremos.

Señor Dios, ayúdanos a ver, tal como Elías demostró, que tú eres el único, verdadero Dios. Que siempre te sirvamos y sigamos tus mandamientos. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

Páginas para colorear, puzzles, juegos, canciones y otras actividades