Persistencia en la oración

Tema:

En ocasiones dejamos de orar demasiado pronto.

Objetos:

Un objeto que represente algo que tu deseabas tanto que te pasabas pidiéndolo constantemente.

Escritura:

"Jesús les contó a sus discípulos una parábola para mostrarles que debían orar siempre, sin desanimarse" (Lucas 18:1 NVI).

¿Has querido algo alguna vez tanto que te pasas pidiéndoselo a tu mamá y papá una y otra vez hasta que al fin te lo compraron? Quizás deseabas un juguete especial, una mascota o una bicicleta nueva. Si era algo que realmente deseabas, no hay duda que lo pedirías una y otra vez.

Había una vez un niñito que deseaba más que nada tocar en la banda escolar. Un día el niño, saliendo de la escuela, regresó a su casa y le pidió a sus padres si podían comprarle un instrumento y si le permitían apuntarse para tocar en la banda. Los padres no dijeron que sí, pero trampoco dijeron que no. Ellos dijeron: "Tendremos que pensar esto. Después de todo, un instrumento musical cuesta mucho dinero y no estamos seguros de que que seguirás tocándolo".

Pasaron varios días y los padres del niño todavía no habían dicho nada, así que el niño decidió preguntarles otra vez. Los padres no dijeron que sí, pero tampoco dijeron que no. Ellos dijeron: "Estamos todavía pensándolo".

Caminando de la escuela a su casa el niño decidió pasar por la tienda de instrumentos musicales. Cuando entró en la tienda lo primero que le llamó la atención fue una trompeta preciosa y brillante No era nueva, pero estaba en muy buenas condiciones y tenía ésta un maletín de piel de cocodrilo para guardarla. Era lo que deseaba.

Esa noche, durante la cena, el niño le dijo a sus padres: "Hoy, después de la escuela, pasé por la tienda de instrumentos y ví que tenían una trompeta usada. Es exactamente lo que deseo y sólo cuesta $100.00".

El padre, mirando a la madre dijo: "Creo que es hora de que vayamos a ver esa trompeta o nunca terminaremos de oír esto". Al día siguiente el niño fue con sus padres a la tienda de instrumentos y compraron la trompeta.

El niño se unió a la banda y se mantuvo tocando en ella. Tocaba en ella cuando llegó a la escuela superior (grados 10, 11, 12). Cuando se graduó de escuela superior, fue a colegio y decidió estudiar música. Al graduarse de la universidad se convirtió en maestro de música. Me pregunto cuán diferente hubiera sido su vida si le hubiese pedido el instrumento a sus papás una sola vez y no se lo hubiera mencionado nunca más.

La Biblia nos enseña que tal como nuestros padres desean lo mejor para nosotros y están dispuestos a darnos lo que les pedimos, Dios, nuestro Padre celestíal, también desea escucharnos y contestar nuestras peticiones. A veces le pedimos a Dios algo una sola vez y nunca más lo mencionamos. Quizás esa es la forma en que demostramos nuestra impaciencia. Cuando le pedimos algo a Dios deseamos que nos diga "Sí" y ¡queremos que nos lo diga ahora! Jesús dijo que debemos orar contínuamente y no darnos por vencidos. Quizás Dios sólo desea que le demostremos que queremos realmente lo que pedimos. ¿Quiere decir ésto que si continuamos pidiéndole lo mismo a Dios, él nos lo dará? No, pero nos ama y desea lo mejor para nosotros y contestará "Sí", si es lo mejor.

Querido Padre, enséñanos a orar y enseñanos a ser pacientes y persistentes en la oración. Si deseamos cosas buenas, recuérdanos que necesitamos orar una y otra vez. En el nombre de Jesús oramos, amén.

Páginas para colorear, puzzles, juegos, canciones y otras actividades

Copyright © 2001 - 2019. Sermon4Kids. All Rights Reserved.

Scriptures taken from the Holy Bible, New International Version®. NIV®
Copyright © 1973, 1978, 1984 by International Bible Society.
Used by permission of Zondervan. All Rights Reserved.

Follow Us