Sermon

Simeón Bendice a Jesús

Theme

Nosotros cumplimos nuestras promesas.

Object

Un calendario para el año nuevo; notas adhesivas - una por niño; bolígrafos o lápices - uno por niño

Scripture

Lucas 2:22-44

Es el inicio de un nuevo año. (Muéstrele a los niños el calendario). Un nuevo calendario para comenzar un año más de vida. La mayoría de las personas comienza el año nuevo estableciendo algunas resoluciones para el año nuevo. Establecer una resolución es como prometernos a nosotros mismos que vamos a cumplir ciertos objetivos. Normalmente es una promesa para hacer algunas cosas mejor el año que viene. Aquí hay una lista de resoluciones que pueden ser buenas para los niños.

  • Veré menos televisión y haré más ejercicio.

  • Usaré el cinturón de seguridad cada vez que me suba a un auto.

  • Seré amable con otros niños... ¡incluso con mis hermanos y hermanas!

  • Guardaré mis juguetes cuando termine de jugar con ellos.

 

¿Se te ocurren más resoluciones que podrías hacer? (Permita que los niños den ideas).

Algunas personas no toman sus resoluciones de año nuevo muy en serio. Después de todo, son solo promesas para ti mismo. Podríamos pensar que si no las cumplimos, no es para tanto. ¡Pero sí es muy importante! Una promesa es una promesa y es importante cumplir tus promesas, incluso si es solo una promesa a ti mismo.

Piensa en algo que sea muy importante y haz una promesa para cumplirla este año. Escribe una palabra o un símbolo rápido en una nota adhesiva y escribe esa promesa. 

Distribuya las notas adhesivas y los bolígrafos o lápices. Pídale a los niños que escriban o dibujen, y luego coloquen sus notas adhesivas en el calendario, ya sea en la fecha en la que quieren cumplirlo o en el último día del año.

La Biblia habla de una promesa muy importante que Dios le hizo a su pueblo. Afortunadamente, Dios siempre es fiel y cumple sus promesas. La Biblia nos enseña sobre un hombre llamado Simeón. Simeón era un hombre muy viejo que había esperado toda su vida para ver el cumplimiento de la promesa de Dios de venir a él y al pueblo de Dios. Dios había prometido enviar a un Mesías o salvador al mundo, y Dios le prometió a Simeón que no moriría hasta que viera al Mesías prometido.

Unos días después de que Jesús naciera, María y José lo llevaron al templo para dedicarlo a Dios. Simeón estaba en el templo como de costumbre. Tan pronto como Simeón vio al niño Jesús, supo que Dios había cumplido su promesa. Simeón tomó a Jesús en sus brazos y alabó a Dios, diciendo: "Señor, deja que tu siervo muera en paz". Como has prometido, he visto tu salvación, que has preparado para todos los pueblos".

Ana era una profeta que también estaba en el Templo. Siempre estaba en el Templo adorando y orando. Cuando escuchó lo que Simeón decía, alabó a Dios y le dijo a todos que Jesús era el Salvador que Dios había prometido. 

Hoy, al comenzar un nuevo año, recordemos que así como Dios es fiel en cumplir sus promesas, nosotros podemos ser fieles y cumplir nuestras promesas. (Dele tiempo a los niños para que sostengan las promesas que le hicieron a Dios).

Amado Dios, así como Tú eres fiel y cumples tus promesas, ayúdanos a ser fieles en el cumplimiento de nuestras promesas. En el nombre de Jesús, amén.

Loading Related Sermons...