María visita a Elisabet

Tema:

Navidad, tiempo de celebración familiar

Objetos:

Ninguno

Escritura:

"A los pocos días María emprendió viaje y se fue de prisa a un pueblo en la región montañosa de Judea. Al llegar, entró en casa de Zacarías y saludó a Elisabet. Tan pronto como Elisabet oyó el saludo de María, la criatura saltó en su vientre y entonces Elisabet fue llena del Espíritu Santo (Lucas 1:39-41 – NVI)

Hoy es el último domingo antes de Navidad. ¿Están entusiasmados? ¡Yo lo estoy! ¿Cuáles son algunas de las cosas que están deseando hacer en Navidad, digo, además de abrir regalos? ¿Cuáles son algunas tradiciones familiares llevadas a cabo por tu familia? (Permítales a los niños compartir.) Lo que más recuerdo de mis navidades de pequeña es las reuniones familiares. Casi siempre íbamos a casa de mi abuela y celebrábamos a cabo una reunión familiar grandísima. Esta era, casi siempre, la única ocasión durante el año en la cual podía ver algunos de los tíos, tías y primos. Nos divertíamos mucho comiendo y participando de juegos de mesa. Creo sinceramente que celebrar el nacimiento de Jesús con la familia es una de las mejores cosas de la Navidad.

El evangelio de hoy nos comparte lo que pasó después de Dios haber enviado al ángel Gabriel a decirle a María que ella iba a tener un bebé al cual le pondría por nombre Jesús. ¿Puedes imaginarte cómo María, una jovencita comprometida para casarse con un joven carpintero, debió sentirse al escuchar una noticia como esa? Después de reponerse de la sacudida de la noticia, la Biblia nos dice que María se apresuró a ir a la casa de un familiar, Elizabet, para darle las buenas nuevas. Elizabet estaba también encinta, esperando un bebé y la Biblia dice que cuando Elizabeth escuchó la voz de María, su niño saltó en el vientre y ella fue llena del Espíritu Santo.

Elizabet exclamó a gran voz: "Dios te ha bendecido sobre todas las mujeres y bandito es tu hijo también." ¡Eso era maravilloso! ¡Antes de que María le informara que iba a tener un hijo, Elisabet lo sabía y además que el niño iba a ser uno muy especial! "¿Por qué soy tan bendecida, que la madre de mi Señor venga a verme? ¡Dichosa tú que has creído, porque lo que el Señor te ha dicho se cumplirá!", dijo Elizabet.

Así que, al comenzar la historia de Navidad ocurre un evento que fue compartido con la familia y fue uno que tiene significado para nosotros como familia en el día de hoy. Al celebrar el nacimiento de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo, es ciertamente apropiado el que lo celebremos con nuestras familias tal como María lo hizo con Elizabet.

Padre celestial, estamos agradecidos por este tiempo de celebración gozosa del nacimiento de nuestro Salvador. Oramos para que su nacimiento sea honrado como un tiempo de celebración con nuestras familias. En el nombre de Jesús hemos orado. Amén.

Páginas para colorear, puzzles, juegos, canciones y otras actividades

  • Boletín de Adoración: