¿A quién le importa? ¡A Jesús le importa!

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá


Tema: Jesús nos ama y cuida de nosotros (Tiempo ordinario 7(12) Año B).
Objetos: El himno “¿Le importo a Jesús?”
Escritura: “Jesús estaba dormido en la parte posterior de la barca, con la cabeza recostada en una almohada. Los discípulos lo despertaron: “¡Maestro! ¿No te importa que nos ahoguemos?”, gritaron” (Marcos 4:38 NTV).

¿Le importan a Jesús las cosas que te pasan diariamente? ¿Le importa cuando estás enfermo? ¿Se preocupa cuando estás sintiendo pesar en tu vida o cuando estás triste? Estas son preguntas que puedes hacerte cuando estas pasando por algún momento difícil.

Frank Graeff era un ministro metodista que tenía la reputación de ser un hombre alegre. De hecho, entre sus amigos y compañeros ministros, era conocido como el “Ministro rayo de sol.” El Rev. Graeff amaba a los niños y frecuentemente le contaba historias bíblicas durante los servicios de adoración.

Uno de sus amigos, Austin c. Miles, describió al Rev. Graeff de esta manera:

Es un optimista espiritual, un gran amigo de los niños, su disposición agradable y brillante atrae no solo a los niños sino a todos los que tienen contacto con él.

A pesar de su actitud gozosa, en ocasiones el Rev. Graeff se enfrentaba a momentos difíciles en su vida. En esas ocaciones se preguntaba, “¿Realmente le importo a Jesús?” Mientras pensaba y luchaba con esta pregunta, escribió el himno “¿Le importo a Jesús?” El coro de ese himno contesta esa pregunta de esta manera:

Oh, sí, le importo, yo lo sé,
Se conmueve en mi dolor,
Esté yo cansado o desvelado,
Sé que le importo a Él.

¿Crees que los discípulos de Jesús tuvieron dudas? Bueno, puede sorprenderte el saber que en la lección bíblica de hoy, veremos que aún los discípulos de Jesús, esos fieles seguidores que caminaron diariamente con él, a veces sentían dudas cuando se enfrentaban a momentos difíciles.

En nuestra lección bíblica de hoy, Jesús había estado enseñando todo el día. Al atardecer hablando con sus discípulos les dijo: “Vayamos al otro lado del lago.” Así que los discípulos salieron con Jesús hacia el otro lado del lago en una de las barcas. Pronto, se creó una tormenta terrible y las aguas comenzaron a alzarse sobre los lados de la barca y éstas comenzaron a llenarse de agua.

Jesús estaba durmiendo, con su cabeza sobre una almohada, en la parte trasera de la barca. Los discípulos gritaron: “Maestro, ¿No te importa que nos ahoguemos?”

Los gritos de los discípulos despertaron a Jesús y él le habló a los vientos y olas, “¡Silencio! ¡Cálmense!” Inmediatamente, el viento dejó de moverse y las olas se calmaron.

“¿Por qué tienen miedo? ¿Es que no tienen fe?,” Jesús le preguntó a sus discípulos.

Los discípulos sintieron más temor aún. Se miraron unos a otros y dijeron, “¿Quién es este? ¡Hasta el viento y las olas lo obedecen!”

Tal como el Rev Graeff y los discípulos de Jesús, cuando tú y yo sentimos miedo o estemos en problemas, podemos preguntarnos “¿Le importo a Jesús?” La contestación es, “Oh, sí, le importo, yo lo sé.”

Padre, gracias por nuestro amado Salvador, Jesucristo. Damos gracias porque no importa las dificultades a los cuales nos enfrentemos en nuestra vida, podremos decir confiadamente “Oh, sí, le importo, yo lo sé”. En el nombre de Jesús hemos orado, amén.

Cita en inglés: Osbeck, Kenneth W. 101 More Hymn Stories. Grand Rapids, MI; Kregel Publications, Impresión1985.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Palabras secretas
Sopa de letras
Boletín para niños