Para eso son los amigos

Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá

 

Tema: Jesús es un amigo en momentos de necesidad. 5to Domingo de Cuaresma – Año A
Objetos: Ninguno es necesario , pero puedes utilizar el video de "El libro de la selva" ("Jungle Book").
Escritura: Juan 11:1-45

¿Has visto la película "El libro de la selva"? Es la historia de un niño, Mowgli, que vive en la jungla entre animales Está tratando de regresar a una villa donde vivan humanos y en el camino conoce a muchos personajes interesantes. Uno de ellos es el Rey Luis, rey de los monos, y otro es Balú, un oso simpaticón, que es fácil de llevarse con él. Mowgli también llega a conocer unos buitres que hacen un compromiso de amistad mediante la canción "Para eso son los amigos" ("That's What Friends Are For"). Las palabras de la canción van así (traducción literal):

Somos tus amigos
Somos tus amigos
Somos tus amigos hasta el fin.

Cuando solo estés
El que viene a tu lado
Para animarte,
Cuando estás deprimido
Y cuando estás mirando desde afuera
¿Quién está para abrirte la puerta?
Para eso son los amigos.

¿Tienes un amigo que siempre está listo para ayudarte? ¿Uno que te anima cuando estás triste? ¿Uno que siempre está a tu lado no importa por lo que estés pasando? Todos podemos usar un amigo como ese, ¿no es así? La lección bíblica de hoy nos cuenta la historia de un amigo así.

Había un hombre llamado Lázaro que vivía en Betania con sus dos hermanas, Marta y María. Ellos conocían a Jesús y eran sus buenos amigos. Un día Lázaro enfermó. Sus hermanas enviaron mensaje a Jesús diciendo: "Señor, tu amigo querido está enfermo." Pero Jesús estaba en otro pueblo y no fue de inmediato.

Cuando Jesús llegó finalmente a Betania, Marta corrió a encontrarse con Jesús y le dijo que Lázaro había muerto hacía cuatro días. "Señor si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto".

Jesús le contestó: "Tu hermano resucitará. Yo soy la resurrección y la vida. El que cree nunca morirá".

Así que Marta regresó a la casa y buscó a su hermana y llevaron a Jesús al lugar donde habían enterrado a Lázaro. Cuando llegó a la tumba, Jesús le dijo a la gente allí reunida que quitaran la piedra que cubría la tumba. Jesús clamó a su Padre y luego, gritó diciendo: "¡Lázaro, sal fuera!" ¿Sabes lo que ocurrió? A pesar de que hacía cuatro días que Lázaro había muerto, ¡Lázaro salió de la tumba! ¡No estaba muerto, ni siquiera enfermo!

¡Tremendo! ¿Cómo te gustaría tener un amigo así? Pues lo tienes. Jesús te ama tanto como amó a Lázaro y desea ser tu amigo. Te levantará cuando caigas. Estará contigo hasta el fin. Después de todo, para eso son los amigos.

Querido Jesús, dijiste,:"Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos". Gracias por ser nuestro amigo. Amén.

Actividades grupales interactivas
Página para colorear
Crucigrama
Laberinto
Sopa de letras
Boletín para niños (DOC) (PDF)